Miradas con decisión

Deja un comentario

En algunas ocasiones me pregunto si he hecho esto bien o mal o si lo que ha hecho la otra persona es más correcto o menos.

Pero me he dado cuenta de que eso no importa, lo que tenemos que mirar es cómo te hacen sentir tus actos o los de los demás.

Ya puedes llevar razón o querer llevarla, está bien, tú mismo, pero si me haces sentir mal, todo lo demás me da igual. Siempre será tu punto de vista, correcto o mejor para ti, pero no tiene que serlo también para mí.

Porque lo único y más importante es sentirte bien, libre, si no sientes eso, es mejor que te separes de esa persona que te provoca un sentimiento negativo.

Podríamos hablar aquí también de salir de la zona de confort, no serás la única persona a la que le afecte tu cambio, pero que cada cual aguante su vela. Seguramente tus decisiones o actos también afecten a otra persona, pero no por ello vamos a dejar de actuar así. No quiero decir que haya que hacer daño al otro y no pensar en él o ella, pero hay situaciones en las que tenemos que ser egoístas para no lastimarnos.

Nos encanta echarnos la culpa o sentirnos mal por ciertas decisiones que tomamos, porque no sé si os ha pasado alguna vez, a mí unas cuantas, que todo el mundo opina sobre tus decisiones y una cosa es que te den su opinión sin más y otra muy diferente que te digan que te ha​s equivocado, que cómo se te ocurre. ¿Por qué está bien tu forma de pensar y no la mía? Si alguien tiene la explicación, le agradecería una respuesta.

La razón la tenemos cada uno de nosotros y si tu decisión te hace bien, ¿qué tienen que decir los demás?¡Ah sí!, si te sale mal, ya habrá alguien para decirte esa frase tan apetecible de oír y tan empática como es: ¡te lo dije!

Me dijiste ¿qué? ¿Que tengo que vivir mi vida como tú quieras? ¿Que tengo que experimentar las cosas como si estuviera en una película de realidad virtual? ¿Que no puedo experimentar las situaciones en mi propia carne para darme cuenta de las cosas?

La gente que me conoce sabe que soy algo cabezota y que muchas veces me da igual lo que me digan porque voy a actuar como me dicte mi corazón o mi cabeza, depende del momento. Acepto consejos, pero la decisión final es mía y de nadie más. Me habré confundido muchas veces y quiero hacerlo muchas más, porque no quiero una vida perfecta, quiero equivocarme y aprender de mis experiencias, que no errores, porque lo que nunca debemos hacer es arrepentirnos de lo que decidimos. Yo por lo menos intento no hacerlo.

Seamos valientes y echemos miradas con decisión a todo y a todos, que conste, que soy la primera que me lo tengo que aplicar en muchas ocasiones, pero poco a poco voy aprendiendo, porque hacerlo no es otra cosa que creer en ti y en tus posibilidades. No es otra cosa que quererte y valorarte por encima de todo. No es otra cosa que tomar las riendas de tu vida y vivirla sin miedo a cómo te mire el de al lado.

Porque la vida son sensaciones y cada uno las vivimos o deberíamos vivirlas a nuestra manera.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s